Durante los últimos dos años, donde una pandemia azotó al mundo entero, la salud se volvió el centro de atención como nunca antes y la conciencia de la fragilidad de la vida cambió la concepción del envejecimiento en las personas. Según datos de la nueva investigación “El poder en el envejecimiento”* realizada por Avon, lo que antes era un símbolo de belleza – la juventud -; hoy el 74% de las mujeres coinciden que el envejecimiento auténtico se concibe como un regalo de la vida y no algo a lo que temer (63%),

Con una muestra de 7.000 mujeres mayores de 16 años, el estudio de Avon buscó indagar sobre la evolución en la percepción de confianza y autoestima en las mujeres de todo el mundo a medida que van creciendo. Del total de las encuestadas, más de la mitad afirmó que sienten que su confianza (67%) y su autoestima (64%) mejoran con la edad,  Cumplir 40 también les brinda una sensación liberadora de alivio, seguridad en sí mismas y autosatisfacción, ya que dos tercios (62%) de las mujeres estuvieron de acuerdo en que cambió lo que la ambición significaba para ellas: de tenerlo todo a tener “lo necesario”.

“Analizamos los cambios de conductas y sensibilidades para entender mejor a las personas -nuestros consumidores y consumidoras- y qué están buscando y necesitando hoy. Las mujeres están desafiando los estándares tradicionales de belleza y resignificando su vínculo con su edad: son cada vez más las que ya no sienten el paso del tiempo como una carga, sino que lo ven como una herramienta que les permite tener un mayor control sobre su vida, y sentirse más seguras y cómodas consigo mismas. La edad se empieza a constituir como un espacio de poder”, comenta Alina López Delgado, Gerenta de Marketing en Avon. 

Del “anti” al “auténtico” envejecimiento

En el estudio “El poder en el Envejecimiento”, el 62% de las mujeres de más de 40 años afirman que la pandemia las hizo sentir seguras de cómo se ven, mientras que casi la mitad dijo que les hizo querer aceptar y celebrar sus arrugas y canas. Esta forma renovada de la auto-aceptación en las personas, evidencia la necesidad de acelerar la transformación dentro de la industria de la belleza  que pase del “anti” al “auténtico” y “pro” envejecimiento.

Cuando se trata del cuidado de la piel, solo el 42% de las mujeres mayores de cuarenta años siente que ha descifrado su rutina de cuidado de la piel, mientras que un 32% todavía cambia sus productos para el cuidado de la piel regularmente en busca de soluciones adecuadas para sus necesidades.

Históricamente, las marcas de belleza usaron mensajes confusos que decretaron la errónea creencia de que un precio alto es igual a calidad. Ésto generó que las personas inviertan mucho dinero en una rutina de cuidado de la piel con costosos productos de un único beneficio y que, incluso, desconocen cómo ni cuándo usarlos”, sostiene López Delgado“Hoy en día estamos frente a un consumidor más pragmático, que analiza, busca datos y credenciales científicas y resultados concretos, sin falsas promesas. Con nuestros últimos lanzamientos de skincare, estamos trayendo al mercado productos de alta calidad, multifunción, con precios muy competitivos, para que todas las personas puedan acceder a un cuidado de la piel”.

Algunas tendencias que se destacan del estudio, son:

  1. Salud de la piel: el 72% de las encuestadas quieren enfocarse en verse saludables en vez de jóvenes, como resultado de la pandemia. Las mujeres realmente están comenzando a comprender la importancia de cuidar primero la vitalidad natural de la primera línea de defensa del cuerpo.
  2. Skinimalismo: esta es una tendencia existente que llegó para quedarse: el 51% dijeron que usan productos multipropósito para el cuidado de la piel, los cuales brindan más de un beneficio en su rutina.
  3. Productos respaldados por la ciencia: Los consumidores están acostumbrados a desafiar a las empresas para que ofrezcan beneficios científicamente probados, ya que la investigación demuestra que el 64% eligen usar productos que han sido científicamente probados.

  4. Potenciando la piel: el 59% de las mujeres afirmaron que eligen usar productos con fórmulas inteligentes que pueden potenciar el proceso natural de su cuerpo.

Otros datos interesantes obtenidos de “El poder en el Envejecimiento”:

La edad en el ámbito laboral

A medida que las mujeres envejecen, la búsqueda de un balance entre su carrera y su vida personal toma más fuerza. Según el estudio, solo el 35%de las mujeres de más de 40 años dijeron que priorizan su carrera, mientras que las mayores de 30 años y 20 años, lo hacen en un 42% y 51% respectivamente. Cuando las mujeres comienzan a acercarse a los 40 años empiezan a redefinir su motivación y a replantearse lo que desean: tener una gran carrera; enfocarse en su familia; encontrar su pasión o crear su propio negocio.

Según el estudio, el 75% de las mujeres de más de 40 años no perciben el ser ascendidas en el trabajo como una señal de éxito. Por el contrario, no les importa estar en la cima, sino que definen el éxito al ser capaces de crear un equilibrio en todos los aspectos de su vida. Para ellas, el sentirse poderosas en el trabajo implica disfrutar de lo que hacen (62%); tener un día productivo (52%) y sentirse respetadas por sus compañeros (48%).

Entre los factores que las hacen sentir con menos confianza, el 45% de las mujeres cree que la discriminación a causa de la edad sigue siendo un problema en el trabajo y el 58% piensa que las mujeres la experimentan más que los hombres.

Perimenopausia: temores y falta de información

El envejecimiento está acompañado de innumerables cambios en nuestros cuerpos, pero hay un cambio por sobre los demás que sigue siendo el más dramático: la perimenopausia. A pesar de ser un fenómeno natural, según el estudio de Avon, un 72% de las mujeres se sienten intimidadas por la perimenopausia.

De las encuestadas de más de 40 años, el 70% afirma que ya experimentaron síntomas, pero sólo un 30% se siente capaz de asumir los desafíos que conlleva esta etapa. Además, menos de la mitad (46%) se sienten cómodas hablando de la perimenopausia y la menopausia.

Una de las razones de esto podría ser la falta de conocimiento sobre el tema. Menos de un tercio (29%) de las mujeres de cuarenta años se sienten informadas sobre la perimenopausia, y menos de la mitad (43%) dice saber dónde buscar información.