Randstad, líder global en servicios de Recursos Humanos, presentó nuevos resultados de la última edición del Randstad Employer Brand Research, el estudio independiente sobre employer branding más completo e inclusivo a nivel global. Como todos los años, más de 163.000 encuestados en 31 países, 4.400 en Argentina, responden sobre sus preferencias y expectativas a la hora de elegir una empresa para trabajar.

El Randstad Employer Brand Research indaga en cada país sobre los factores que los trabajadores consideran más importantes cuando eligen un empleador. Clima laboral, salario y beneficios, desarrollo profesional, seguridad, cultura organizacional, flexibilidad, balance entre vida profesional y personal y otros factores relevantes son los que dan forma a la percepción que tienen sobre el trabajo ideal.

“El mundo del trabajo está en medio de un reseteo y reconfiguración. Todos nosotros, como personas y como trabajadores tenemos hoy expectativas, prioridades y visiones bastante diferentes que las de hace apenas dos años atrás sobre lo que esperamos del trabajo y el lugar que queremos que ocupe en nuestras vidas. Estamos en un momento bisagra, en medio de un proceso de cambio que está tomando forma, que está ahora mismo movimiento y que le impone a las organizaciones la necesidad de adaptarse sobre la marcha para adecuar sus propuestas de valor al empleado y seguir siendo relevantes para el talento”, sostuvo Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

  1. El ambiente de trabajo, un intangible que marca la diferencia.Como dato más relevante, este año se consolidó el peso que tiene el ambiente trabajo agradable que, con un 66% de las elecciones, se coronó en lo más alto del ranking de atributos del empleador ideal para los argentinos, desplazando al segundo lugar asalario y beneficios atractivos (64%) que históricamente se venía manteniendo firme en el primer lugar de las elecciones. La revalorización del ambiente de trabajo se da en un contexto de mucha menor presencialidad en los ámbitos laborales, es por eso que gestionar este intangible, en el que influyen desde la relación con colegas y jefes del círculo cercano de trabajo hasta la cultura y valores que promueve la organización, resulta cada vez más importante para atraer al talento.
  2. Un buen salario es solo el principio.Si bien salario y beneficios continúa siendo uno de los drivers más importantes a la hora de elegir un empleador y además se considera un factor higiénico, es decir, que tiene que estar sí o sí, queda claro que es una condición necesaria pero no suficiente para atraer al talento. Esto tiene que ver también con la tendencia en la que los factores no monetarios vienen ganando terreno año tras año a la hora de evaluar qué hace que una empresa sea considerada por el talento un lugar atractivo para trabajar. La puja permanente por mantener el poder adquisitivo de los salarios en un contexto de alta inflación hace aún más compleja la gestión de esta variable para sostener en el tiempo una política de compensación y beneficios competitiva.
  3. Flexibilidad, flexibilidad y flexibilidad.El estudio de Randstad revela también que el paso de la pandemia ha dejado su marca en relación a la creciente importancia que tiene la búsqueda de mayor flexibilidad en los arreglos de trabajo. En este sentido, la mayoría de los trabajadores argentinos considera de gran importancia contar con flexibilidad en términos de cantidad de horas y lugar de trabajo, como también flexibilidad para administrar sus tiempos y horarios. Muchos trabajos hoy no requieren presencialidad y por eso las personas pueden –y quieren-, trabajar desde cualquier lugar y para cualquier lugar, literalmente.
  4. Formación y desarrollo profesional en ascenso.A medida que se hace más palpable el impacto del avance de la digitalización y se acelera el cambio tecnológico,  acortando cada vez más la vida útil de los conocimientos y las habilidades laborales, crece para los trabajadores la relevancia que tiene la formación y la posibilidad de desarrollo profesional. Por eso,el 84% de los trabajadores argentinos considera fundamental la posibilidad de desarrollo profesional en su trabajo, consolidaNdo a este factor como uno de los cinco más importantes para el talento y posicionando a las organizaciones que ofrecen formación y oportunidades de desarrollo con una importante ventaja en términos de atractivo empleador.
  5. El “match” de cultura y valores.El Randstad Employer Brand Research también avanza sobre las razones emocionales que hacen que los argentinos prefieran a un empleador sobre otro.Hoy los trabajadores ponen su realización personal en primer lugar y buscan sumar su talento a organizaciones que estén alineadas con sus propios valores y le den un sentido de propósito a sus vidas, por eso necesitan y demandan que sus trabajos cumplan con ciertas expectativas que ya no son negociables. Así, la fortaleza de la cultura de una organización y el sentido de propósito que puede ofrecer a sus colaboradores resultan factores cada vez más importantes a la hora de determinar el atractivo de una marca empleadora.

“El contexto de cambios tan profundos que están sucediendo en el mundo del trabajo requiere de indicadores que permitan anticipar tendencias y paradigmas emergentes para guiar la adaptación que necesariamente deben hacer las organizaciones en vistas de dar forma al nuevo contrato social del trabajo que está en ciernes. Los resultados del estudio de marca empleadora que Randstad realiza todos los años nos brinda información muy valiosa sobre lo que hace que una empresa sea un lugar atractivo para trabajar, qué factores atraen más al talento y qué cosas pueden convertirse en un diferencial de valor para competir por el recurso escaso que hoy es el talento”, sostuvo Andrea Ávila.

Los resultados de la edición 2022 del Randstad Employer Brand Research arrojan interesantes datos e indicadores que le permiten a las compañías anticipar tendencias y adecuar sus Propuestas de Valor al Empleado (PVE) y sus estrategias de marca empleadora para posicionarse como una opción competitiva a la hora de atraer y retener talento. Con la herramienta que les provee el estudio, las organizaciones pueden hacer benchmark de la performance, atributos, reputación y fortalezas de su marca empleadora.