La demanda mundial de petróleo registrará este año una caída de 90.000 barriles diarios, en lo que supondría el primer retroceso del consumo global de crudo desde 2009, por el impacto de la epidemia de coronavirus, advirtió la Agencia Internacional de la Energía (AIE).


Las previsiones de la AIE, publicadas en su boletín mensual, calculan que la propagación del virus puede provocar esa caída en la demanda, frente a su anterior pronóstico de un crecimiento de 825.000 barriles diarios.


El informe, glosado esta mañana por la agencia DPA, sostiene que la caída se da como consecuencia de “la mayor caída en China, que representó más el 80% del incremento global en 2019, y por los problemas en los viajes y el comercio”.

(Fuente: Télam)