El presidente Alberto Fernández fue recibido en el Vaticano por el papa Francisco, con quien mantuvo un encuentro a solas en la Biblioteca Privada del Pontífice, donde hablaron sobre la situación económica y social de la Argentina.


La reunión forma parte de una gira que también incluye visitas a Italia, España, Francia y Alemania. Los temas sobre los que dialogaron giraron en torno al presente y al futuro del país y se centraron especialmente en la pobreza y en cómo superar la situación de crisis social que recibió el actual gobierno.


La recepción del Presidente, la primera dama, Fabiola Yáñez, y de la comitiva estuvo a cargo del regente de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza, en el Patio de San Dámaso, donde se izó la bandera argentina junto a la de la Santa Sede. Allí un cordón de honor formado por integrantes de la Guardia Suiza rindió honores al Presidente.