Argentina, al igual que en Brasil, destina más del 70% de la oferta total de carne vacuna al mercado doméstico, lo que ciertamente permitiría mitigar el efecto que puede llegar a tener una desaceleración del comercio mundial en la industria cárnica, por efecto del avance del coronavirus, afirmó el Mercado Ganadero de Rosario, el Rosgan.


En un análisis, realizado por María Belén Collati y María Julia Aiassa, de la consultora Big River, Rosgan subrayó que por el contrario, países como Uruguay, Australia o Nueva Zelanda, que destinan entre el 70% y hasta el 90% de su producción al mercado externo, se encuentran más expuestos.

(Fuente: Télam)