“Soy la Constitución”, exclamó el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, cercado por una mayoría de los gobernadores y varios jueces y congresistas de su país que se unieron para repudiar el acto “antidemocrático” que encabezó ayer el mandatario ante el Cuartel General del Ejército para pedir la intervención del Congreso y la Justicia.


Las tensiones entre Bolsonaro y las autoridades de los otros poderes y líderes de otras fuerzas otrora aliadas no son nuevas, pero la crisis sanitaria desatada por la pandemia de coronavirus las exacerbó hasta el punto de una confrontación institución explícita que llegó a acercar a este sector con el ex presidente y referente de la izquierda, Luiz Inácio Lula da Silva.

(Fuente: Téam)