En relación a los costos de financiamiento en el sector privado, en febrero se observaron disminuciones en los principales instrumentos en el mercado de capitales. Las tasas en las emisiones de obligaciones negociables y fideicomisos financieros se redujeron 130 puntos básicos, mientras que los cheques de pago diferido avalados, los instrumentos más utilizados por las Pymes, cerraron el mes con una baja mensual de 25 bps. De esta manera, el costo de financiamiento para las empresas en el mercado de capitales en el año 2020 acumula una disminución de tasas de más de 800 puntos básicos que, debido a la volatilidad del contexto local y global, todavía no logra empujar el volumen de emisiones a los niveles históricos.

La tasa de corte informada para los bonos senior de fideicomisos en pesos promedió 37,5% (TNA) en febrero, mientras que el rendimiento esperado para los inversores, es decir considerando la tasa de corte informada y la tasa Badlar informada en el día de la colocación, promedió 45% (TEA), un spread en el orden del 4% sobre la Tasa Badlar.

El mismo nivel de spread sobre la tasa de referencia se observó en el segmento de obligaciones negociables, donde la tasa de corte promedio para las emisiones en moneda local de tasa variable, cerró febrero en 37,5% (TNA).

Para las Pymes, los cheques de pago diferido avalados continuaron disminuyendo las tasas de descuento aunque a un ritmo menor, ya que estos instrumentos fueron los que más rápido hicieron catch up de la disminución de la tasa de política monetaria desde diciembre. En febrero, la tasa de descuento promedio cerró en 33% (TNA) lo que indica que el principal instrumento de financiamiento para las pymes perforó la tasa badlar en el orden de los 100 puntos básicos.

En el caso de los pagarés avaladoslas tasas de financiamiento en moneda local mostraron una caída de 24 bps, mientras que la tasa promedio para los nominados en dólares finalizó el mes en 14% con un incremento de 70 bps respecto a enero. Igual comportamiento se observó en el segmento de facturas de crédito electrónicas, cortando la tasa en moneda local en 47%, una caída de 207 bps, mientras que las facturas en dólares cerraron en 12,35%, 144 puntos básicos por encima del cierre del mes anterior.

Desde la perspectiva de volumen de emisiones, el cierre de febrero indicó un comportamiento heterogéneo en los distintos instrumentos. Las colocaciones de fideicomisos financieros finalizaron el mes en $ 3.768 millones, creciendo 44% en forma mensual, sin embargo, medido en forma interanual, se produjo un incremento de apenas un 10% con una inflación de igual período en 50%, lo que indica que a pesar de la evolución favorable del último mes, este instrumento continúa en niveles mínimos históricos.

En la modalidad de obligaciones negociables14 compañías colocaron deuda en febrero en el orden de los $ 25.000 millones. Si bien el volumen retrocedió 34% respecto de las emisiones de enero, el acumulado de los primeros meses de 2020 arroja un incremento de 3,5 veces respecto de los valores que se colocaban en igual período del año 2019.

El canal de los cheques de pago diferido avalados, principal instrumento para las Pymes, desaceleró el ritmo de crecimiento récord que se venía observando desde fin de año, finalizando febrero con una operación de cheques en el orden de los $6.800 millones, una disminución de 23% mensual. Sin embargo, medido en términos interanuales, el volumen de febrero creció 87% comparado con igual mes del año anterior y tomando el acumulado del año 2020, el volumen operado prácticamente se duplicó, lo que indica que continúa siendo el instrumento con mayor dinamismo en el último período para las pequeñas y medianas empresas en el mercado de capitales.

(Fuente: First Capital Group)