La actividad económica de la eurozona creció 0,3% en febrero, a pesar de la incertidumbre por el brote de coronavirus, según un informe privado publicado en el Reino Unido.


Los datos publicados refieren al índice compuesto PMI, que alcanzó los 51,6 puntos desde los 51,3 del mes anterior, según la consultora global IHS Markit, con sede en Londres.


“La economía de la eurozona mostró resistencia a las perturbaciones derivadas del brote de coronavirus en febrero, pero profundizando en los datos se observan indicios de que habrá problemas en adelante”, declaró a DPA Chris Williamson, economista jefe de IHS Markit.