Credencial Payments lanzó al mercado una solución de autogestión de tarjetas de crédito, débito y prepagas, tanto físicas como digitales, para que el usuario pueda decidir en tiempo real el funcionamiento de la misma y cómo quiere protegerse.

“Yo decido todas las reglas de mi tarjeta, para protegerme de fraudes y configurarla de acuerdo con mis preferencias. Esta es una funcionalidad muy completa que recién se está lanzando en la Argentina y que estará operativa en todas las plataformas de wallet”, explicó el gerente de marketing y nuevos negocios de Credencial Payments, Jorge Larravide.

Esta funcionalidad estará disponible en todas las billeteras administradas por la Credencial Payments, pero también se puede brindar el servicio a aquellas entidades o Fintech que tengan desarrollos propios.

Para Navidad, más de 7 millones de usuarios de la región, principalmente de México y Argentina tendrán disponible esta solución en sus sistemas de pago.

En un contexto donde el tema de ciberseguridad tiene cada vez más relevancia, Credencial Payments pone a disposición de sus clientes una solución Worldclass como las que usan los mejores bancos y empresas de pago a nivel mundial.

Con esta aplicación los usuarios pueden:

  • Activar y Desactivar su tarjeta cuando lo necesite (ON/OFF)
  • Definir en qué canales operar: Cajeros Automáticos, POS, e-commerce
  • Programar alertas en tiempo real de consumos relevantes (altos montos)
  • Habilitar / Deshabilitar países de vigencia en función a sus viajes
  • Fijar límites máximos de presupuestos de gastos (diario, semanal, etc.)
  • Generar alertas de transacciones (aprobadas, declinadas, bloqueadas).

Además, cuenta con dos funciones de suma utilidad para aquellos que operan con e-commerce o plataformas digitales (Ej. Netflix, Spotify). La primera de ellas es la función “Card on file”, que sirve para identificar en qué sitios web/plataformas se encuentran almacenados los datos de tu tarjeta. Un dato no menor, ya que es imposible acordarse y esto sirve mucho para la propia seguridad, sobre todo cuando aparecen sitios que no están dentro de los que uno utiliza habitualmente. La segunda sirve para cuando se produce una reemisión de tarjetas a su vencimiento; en ese caso se pueden seleccionar qué comercios recibirán los nuevos datos cuando se emita la nueva tarjeta. Esto evita que queden cuentas impagas o se corten servicios porque la tarjeta en cuestión caducó.