La prioridad del cuidado de la salud domina las sensaciones de los consultados a dos meses del aislamiento social, preventivo y obligatorio en curso por la pandemia del nuevo coronavirus, así como la preocupación por la situación económica y el no poder ver a los seres queridos.


“La verdad que estoy sobreviviendo, vienen muy mal las ventas porque la gente viene poco, estoy preocupado”, dijo a Télam Gabriel, de 35 años, que tiene un kiosko en la plaza del centro de Ramos Mejía, y aseguró: “La cuarentena la llevo como puedo, no puedo ver a mis padres porque son mayores”.


Aldo, técnico en heladeras de Munro, comentó que la está “pasando mal” porque su trabajo “se fue a cero al principio y ahora hay muy poco”.

(Fuente: Télam)