La incertidumbre de los inversores sobre el impacto que la extensión del coronavirus puede tener en la economía global castiga un día más a los mercados bursátiles europeos, que se encaminan a una de sus peores semanas en una década, desde la crisis de la deuda soberana.


El miedo se percibe un día más en el mercado del petróleo, que sigue a la baja, y en la deuda de países considerados seguros, como Estados Unidos y Alemania, cuyas rentabilidades profundizan sus mínimos.


En cuanto a los mercados bursátiles, a las 14 horas, Londres perdía un 3 %; Fráncfort, un 3,2 %; París, un 2,6 %; y Milán, un 2,4.

(Fuente: EFE)