La pandemia hizo aún más evidente la necesidad del contacto con los espacios ventilados, el exterior y el aire libre. A raíz de esto, los espacios verdes en las oficinas vieron un gran aumento en su popularidad: el impacto positivo que tiene la implementación de espacios verdes se ve reflejado en un mejor estado físico y psicológico de los colaboradores. Esto, inevitablemente, repercute en un mejor rendimiento de los equipos de trabajo y una mayor productividad.

El WELL Building Institute™ (IWBI™), que lidera el movimiento global para transformar los edificios y comunidades de manera que ayuden a las personas a prosperar, creó la certificación WELL. Se trata de un sistema basado en el rendimiento para medir, certificar y monitorear características del entorno construido que afectan el comportamiento y el estado de ánimo de las personas, basado en investigaciones que exploran la conexión entre los interiores de un edificio y la respuesta que da el organismo a los cambios en el ambiente.

Según una encuesta realizada por CBRE[1], la mayoría de los colaboradores prefieren los modelos de oficinas adaptados a estas certificaciones: más del 80% se siente más productivo, más del 90% dice que estos nuevos espacios de trabajo generan un efecto positivo en la salud y bienestar, y el 86% percibe estos espacios como un espacio amplio para la concentración y privacidad cuando es necesario.

Además, el 87% de los encuestados sostuvo que el nuevo entorno de trabajo les ayuda a generar nuevos negocios, mientras que el 94% considera que tiene un impacto positivo en el rendimiento del negocio, haciéndolo más eficiente. Este último punto se relaciona con las respuestas del 93% de los encuestados, quienes respondieron que estos entornos facilitan la colaboración con otros y mejoran la capacidad de trabajo en equipo. Finalmente, todos los encuestados concluyeron en que sus clientes están interesados en esta nueva forma de trabajo y cómo pueden aplicarla a sus oficinas.

“Las personas son el activo más importante de las empresas. Estamos convencidos de que, impulsando su bienestar, también mejoramos su compromiso, experiencia y calidad del tiempo que pasan en la oficina. Esta certificación nos permite tener un estándar para todos los espacios que acondicionamos para nosotros y nuestros clientes”, expresó María Belén Isaacson, Sr. Project Manager de CBRE Argentina, y especialista en la Certificación WELL.

 

CBRE fue la primera empresa en obtener la certificación WELL para oficina en Los Ángeles, y hoy en día cuenta con esta certificación en más de 10 de sus oficinas a lo largo del mundo, ofreciendo, también, asesoría a sus clientes para entender las oportunidades, riesgos y ventajas competitivas que trae aplicar estas estrategias vinculadas tanto al medioambiente como al bienestar de los usuarios de un edificio/espacio.

Obtener esta certificación implica una buena calidad de aire, agua y luz; bienestar físico y psicológico de los equipos de trabajo y la alimentación; y que el 25% de la totalidad de la superficie corresponda a patios o terrazas.

“El impacto positivo que tiene la implementación no solo de espacios verdes sino también del concepto de biofilia – unión necesaria entre el ser humano y la naturaleza – se ve reflejado en un mejor estado físico y psicológico de los empleados, que inevitablemente repercute en un mejor rendimiento de los equipos de trabajo y una mayor productividad, como menos ausentismo, menores costos médicos, menos reemplazos y rotación”, agrega Javier Fernández, Project Manager de CBRE Argentina, y especialista en la certificación.

La tendencia por los espacios verdes en las oficinas empezó hace varios años, sin embargo, la Certificación WELL tomó gran relevancia durante la pandemia como parámetro para la vuelta al trabajo presencial, especialmente en todo lo referido a la calidad del aire y al distanciamiento. No solo permite acondicionar las oficinas que para que los empleados estén más cómodos, también genera beneficios en la productividad, que se reflejan directamente en el crecimiento del negocio de las empresas.