El 39% de las empresas que respondieron las encuestas realizadas por Mercer, consultora global líder en recursos humanos, tanto en marzo de 2020 como en mayo de 2020 redujeron sus intenciones de incrementos salariales, siendo la reducción promedio de 11 puntos porcentuales. El 41% de las compañías mantiene el incremento anual estimado para el 2020, mientras que un 20% de las empresas aumentaron el incremento anual estimado, en promedio 4 puntos porcentuales. Como consecuencia, en el mercado total encuestado, el incremento anual previsto se redujo en  promedio 3,1 puntos porcentuales, pasando de un 41,2% en marzo a un 38,1% en mayo.  

La cuarta encuesta sobre el impacto del Covid-19 en empresas fue realizada por Mercer entre el 7 y el 12 de mayo del 2020 entre más de 250 compañías líderes de Argentina con el objetivo de conocer prácticas, decisiones, desafíos e iniciativas que se están implementando en el mercado como consecuencia de la coyuntura.

En el mercado total encuestado se identifica claramente la recalendarización de una parte de los incrementos del primer semestre al segundo. Esta decisión de posponer incrementos se refleja en el aumento de 4 puntos porcentuales en la práctica de otorgar un solo aumento al año, aunque las prácticas de otorgar entre 2 y 3 aumentos siguen siendo las más prevalentes. 

Asimismo, en el relevamiento de mayo se destaca la reducción de empresas que otorgaron incrementos en marzo (23%) versus las que en la medición de marzo manifestaron que lo harían en dicho mes (32%) y lo mismo sucedió con las que otorgaron incrementos en abril (32%) en relación a las que en la medición de marzo manifestaron que lo harían en ese mes (47%).

La mayor parte de las industrias muestran disminución en los aumentos anuales proyectados con respecto al relevamiento de marzo, con excepción de las Fintech, automotriz/autopartes y consumo masivo que reflejan una leve alza. Las mayores disminuciones en la previsión anual se reflejan en la industria de ingeniería y construcción, energía, bancos y retail.

Estas reducciones y recalendarizaciones de incrementos aumentan la distancia entre el incremento anual promedio de mercado y la inflación anual proyectada por fuentes privadas en relación a nuestros relevamientos de marzo 2020. Dicha brecha es de -8,2% en valores nominales.

En relación a la dotación, entre las iniciativas que ya están en curso se encuentran el congelamiento de las incorporaciones originalmente previstas para el 2020 (31%) y las suspensiones del personal (9%). No obstante, un 41% manifestó que no está tomando acciones y un 18% que aún las está evaluando. Un 12% manifestó que redujo la dotación y un 7% que realizó otras acciones. El total suma más de 100% porque algunas empresas eligieron más de una opción.

Una vez más estamos viendo que, frente a un contexto desafiante, en pos de resguardar el empleo, las empresas están optando por ser más conservadoras en los aumentos de salario. Vemos claramente un impacto en el mercado frente a la situación que generó el COVID-19, este impacto tuvo que ver con revisar los porcentajes de incremento y, en algunos casos, otorgar incrementos menores a los originalmente previstos o recalendarizarlos para el segundo semestre, sujeto por supuesto a cómo evolucione el contexto actual”, señaló Ivana Thornton, Directora de Career de Mercer.