l Fondo Monetario Internacional envió una señal a los acreedores de la Argentina que, tras la declaración del organismo de que la deuda no es sostenible, parece descartar de plano que habrá reperfilamiento o una “solución a la uruguaya” y, por el contrario, que habrá una reestructuración con mayúsculas.


“Con este comunicado se desterró la idea del reperfilamiento o una solución a la uruguaya para los acreedores”, planteó a Télam Héctor Torres, que fue director de la Argentina ante el FMI en dos oportunidades en el gobierno de Néstor y Cristina Kirchner.


El dato no es menor y ubica al país mejor posicionado para encarar la negociación de la deuda con los acreedores y con el propio FMI que, hace tan sólo ocho meses, antes de las PASO, había considerado que la deuda era sostenible con alta probabilidad.

(Fuente: Télam)