La decisión del príncipe Harry y la duquesa Meghan de renunciar a las funciones de la realeza británica significará un “duro golpe” para la familia real, según coincidieron distintos expertos británicos en temas reales.


El duque y la duquesa de Sussex provocaron una gran conmoción en la familia real y en todo el Reino Unido cuando anunciaron anoche que renunciarán a sus funciones como miembros de la realeza sin antes consultar ni a la reina Isabel II, ni al príncipe de Gales.


La medida fue calificada por Jonny Dymond, corresponsal real y presentador de BBC News, como “devastadora” para la reina Isabel II, que apenas conocida la noticia el Palacio de Buckingham emitió un escueto comunicado, que expresaba que el anuncio era “personal” y que el palacio no lo había aprobado.

(Fuente: Télam)