Una acusación de la low-cost Ryanair a su rival alemana Lufthansa es la última faceta de una polémica que envuelve a las aerolíneas en Europa, luego de que algunas de estas manifestaran verse obligadas a realizar vuelos sin pasajeros para mantener sus puestos en los aeropuertos.

A fines de diciembre el director general de Lufthansa, Carsten Sphr, advirtió en una entrevista a la prensa alemana que la empresa se veía obligada a realizar “18.000 vuelos innecesarios” durante el invierno boreal para mantener sus derechos de despegue y aterrizaje en los aeropuertos, más allá de que generen pérdidas.

De acuerdo con las normativas europeas, las compañías aéreas deben utilizar al menos un 80% de las franjas horarias de despegue y aterrizaje asignadas en los aeropuertos o, de lo contrario, perderán sus derechos a utilizarlas en la temporada siguiente.