El ex presidente de Bolivia Evo Morales llegó a México en condición de asilado político, advirtió que “mientras tenga la vida” seguirá actuando en política y aseguró que el “golpe de estado” que terminó con su gobierno no le hará cambiar su postura ideológica.


“México me salvó la vida”, sostuvo Morales poco después de tocar suelo este mediodía en el aeropuerto Benito Juárez, adonde llegó después de un accidentado viaje con una escala en Paraguay a bordo de un avión de la Fuerza Aérea Mexicana y acompañado por el ex vicepresidente Álvaro García Linera y una pequeña comitiva.

(Fuente: Télam)




(Fuente: Télam)