El presidente Alberto Fernández afirmó que la intervención de Vicentin “es excepcional” y que “no está en la cabeza” del Gobierno “andar expropiando empresas”, al tiempo que sostuvo que la decisión se tomó para “preservar una empresa muy importante del mercado cerealero” y para mantener “la fuente de trabajo y la tranquilidad de los productores”.


“Dispusimos la intervención por 60 días para saber a ciencia cierta de qué estamos hablando”, sostuvo Fernández en declaraciones que realizó esta mañana a Radio Con Vos, en las que aclaró que se trató de una decisión suya.


El jefe de Estado advirtió que el gobierno nacional se está “haciendo cargo de una empresa en quiebra, no de una empresa próspera”, y sostuvo que “se trata de una decisión excepcional por su naturaleza estratégica”.

(Funte: Télam)