El Gobierno de Francia anunció este lunes un paquete de medidas en un desesperado intento de contener su quinta ola de contagios de coronavirus, entre ellas un pasaporte exclusivo para vacunados, y ya no para aquellos con test negativo, y que las empresas impongan al menos tres días de teletrabajo.

El primer ministro, Jean Castex, dijo a periodistas en París que las medidas, que incluyen también limitar el aforo en eventos públicos masivos y la prohibición de estar de pie en bares y restaurantes, regirán desde la semana que viene y durante al menos tres.

Castex hizo el anuncio luego de una reunión de crisis convocada por el presidente Emmanuel Macron ante el avance de la variante Ómicron del coronavirus, informada por Sudáfrica en noviembre pasado y más contagiosa que la cepa Delta, que amenaza con saturar nuevamente los hospitales.

(Fuente Télam)