Francia, el cuarto destino de la gira europea del presidente Alberto Fernández, se encuentra entre las seis economías más grandes del mundo y mantiene con la Argentina un vínculo que en los círculos diplomáticos definen como “privilegiado”.


Según la información oficial de la Cancillería, las relaciones bilaterales con ese país se caracterizan por “su alta densidad y amplio contenido”, basadas en lazos históricos de amistad y solidaridad y “una nutrida agenda” en la actualidad, que incluye un fluido diálogo político, intercambios y cooperación en el ámbito de la cultura, las ideas, la ciencia y la tecnología.


Aliados en foros internacionales, Argentina y Francia comparten los valores de democracia, derechos humanos y la importancia del multilateralismo para la seguridad y la paz, y trabajan juntos por esos valores en el ámbito de la diplomacia mundial.

(Fuente: Télam)