Tres cuartas partes (75%) de los consumidores a nivel global muestran ahora más disposición para utilizar la banca digital en los próximos meses que antes de la pandemia, según un nuevo informe de la plataforma SaaS de core bancario en la nube Mambu. 

 

El informe, titulado The Financial Tribes You Need to Know revela que casi dos tercios (61%) de los consumidores a nivel mundial han hecho un mayor uso de los servicios de banca digital en los últimos 18 meses y dos de cada cinco (41%) han comenzado a utilizar los servicios de banca digital por primera vez debido a la pandemia. 

 

El informe, que es el más reciente de la serie “Disruption Diaries” de Mambu, encuestó a 4.500 consumidores en todo el mundo e identificó cinco “tribus” financieras emergentes que los bancos deben conocer en un mundo post pandémico. Estos grupos de consumidores clave incluyen: 

 

  1. Techceleradores 

Son consumidores que recientemente comenzaron a usar servicios de banca digital como consecuencia del cierre de sucursales físicas. Este grupo es la tribu más grande a nivel mundial y representa un tercio (33%) del total de encuestados. Más de la mitad (57%) tienen más de 35 años y es más probable que este grupo haya utilizado los servicios bancarios digitales y en línea con más frecuencia en los últimos 18 meses. 

 

  1. Clientes bancarios con causa  

Ahorradores jóvenes con un propósito que desean tener un impacto positivo en el mundo. Esta tribu es la segunda más grande a nivel mundial, representa el 31% de los encuestados, y casi la mitad (49%) tiene entre 18 y 34 años. Es más probable que este grupo pague más por los servicios financieros que ayudan al medio ambiente o las comunidades locales y más de tres cuartas partes (78%) prefieren los bancos que priorizan un propósito antes que las ganancias. 

 

  1. Buscadores de conveniencia a bajo costo  

Consumidores que buscan servicios “todo en uno” en una sola ubicación, sin costo adicional. Este grupo representa casi una cuarta parte (23%) de los encuestados a nivel mundial y son predominantemente personas de mediana edad o mayores, con más de la mitad (55%) mayores de 35 años. Este grupo muestra menos probabilidades de pagar adicionalmente por servicios que ahorran tiempo u ofrecen flexibilidad, ya que esperan la mejor experiencia de cliente como un estándar. 

 

  1. Covidpreneurs 

Emprendedores que han iniciado sus negocios durante la pandemia, y necesitan servicios bancarios confiables y fáciles de usar. Los emprendedores del covid son la tribu más joven a nivel global, casi dos tercios (64%) tienen menos de 35 años, y un cuarto de ellos (25%) tienen menos de 25. Este grupo muestra más inclinación a pensar que los bancos deben ofrecer servicios comerciales favorables a sus clientes, y es más probable que inviertan en activos tradicionales.      

 

  1. Buscadores de tendencias  

Nuevos dueños de activos, que quieren usar los servicios financieros para comprar, vender y mantener activos. Este grupo es el más pequeño, pero también el que está creciendo más rápidamente a nivel global. Dos tercios (66%) son hombres, y más de la mitad tienen menos de 35 años. Este grupo es el que muestra más inclinación a tener nuevos activos, como criptomonedas (75%) y NFTs (26%,) además de ser los más propensos a buscar que su banco permita comprar, vender y manejar este nuevo tipo de activos.  

 

Edgardo Torres Caballero, Director General de Mambu para América Latina, mencionó: “Cada tribu nos dice algo significativo sobre la forma en que se está adaptando el comportamiento del consumidor y lo que los bancos deben hacer para mantenerse a la vanguardia. La segmentación tradicional de la audiencia en los servicios financieros está desactualizada. El modelo de talla única para todos, en el que los clientes se dividen en función de cuánto ganan o de los datos demográficos simples, es redundante en un mundo de finanzas abiertas y datos enriquecidos.” 

 

“Si los bancos quieren prosperar en el futuro, deben pensar en cómo afiliarse a los grupos que cambian dinámicamente dentro de la sociedad y atraerlos con productos y experiencias que satisfagan sus valores compartidos y necesidades financieras. A nivel mundial, tenemos más de 50 millones de usuarios finales en nuestra plataforma, lo que demuestra la creciente demanda de productos financieros nuevos y habilitados digitalmente “. 

 

Tom Cheesewright, futurista aplicado, añadió: “La industria bancaria y financiera, que es tan tradicional como pueden ser las industrias, se ha visto sacudida hasta la médula por la repentina y abrumadora demanda de tecnología digital. El impacto de las medidas que limitaron la movilidad a nivel global impulsó al mundo hacia su propio futuro digital, logrando repentinamente un cambio en las actitudes hacia la banca en línea, que anteriormente se había pronosticado que tomaría años. Los bancos cuyos planes de transformación se basaban en supuestos anteriores al COVID han sido abandonados por clientes que han encontrado nuevas formas de administrar su dinero durante la pandemia, como lo ilustran las “tribus” identificadas en el informe. Ahora hay presión para que las instituciones financieras demuestren que pueden cumplir con la ética, la eficiencia y la innovación”.