Los precios del petróleo se derrumbaban 30% en los llamados índices de futuros de las variantes WTI y Brent, y éste último cotizaba a US$ 31 el barril.


Según informó la agencia Bloomberg, la caída que se registraba previo al arranque de las operaciones es la mayor desde la guerra de Estados Unidos en Irak en 1991.


El fracaso en las negociaciones de la Organización de Países Productores de Petróleo (OPEP) y Rusia para ponerse de acuerdo por los precios del petróleo, sumado a los efectos traumáticos del coronavirus en las economías del mundo, empujaban aún más para abajo los valores que el último viernes habían caído 10%.