El cese del movimiento turístico causado por el coronavirus afectó, entre otros rubros, al enoturismo lo que compromete la situación económica de los establecimientos más pequeños que se abrieron a esas visitas, según un estudio difundido por la cámara empresaria Bodegas de Argentina.


El informe realizado sobre 95 bodegas de las 241 que se ofrecen al turismo en Argentina, midió a fines de abril, entre otras cosas, el impacto que trae aparejado la cuarentena en materia de empleo y salariospara el sector del enoturismo argentino.


En este área, las bodegas afrontan el gran desafío de mantener las remuneraciones de los empleados sin percibir ingresos con normalidad, debido al cierre de la actividad turística, advirtió un reporte del Observatorio de Enoturismo de Bodegas de Argentina.

(Fuente: Télam)