La brecha de precios entre lo que pagaron los consumidores y el que recibieron los productores agrícola-ganaderos en el campo fue de 5,05 veces durante enero, con un máximo de 13,3 en el caso de la pera y un mínimo de 2,29 en el de la carne de pollo, según un relevamiento de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME).


El dato -que releva la diferencia de precios entre los 25 principales productos agropecuarios que se sirven en la mesa familiar- fue un 1,2 puntos porcentuales menor al de diciembre de 2019, cuando la diferencia había sido de 5,11 veces, y un 7,8% más alta que en noviembre, cuando la diferencia había alcanzado las 4,74 veces.

(Fuente: Télam)