La Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC) celebra el inicio de la fase de “reapertura progresiva” del aislamiento social, preventivo y obligatorio, que, conforme a lo dispuesto por el Gobierno Nacional, rige desde hoy en buena parte del país. Asimismo, acompaña las medidas que, sin implicar un cambio de fase, significan la reanudación de algunas actividades comerciales en el Área Metropolitana de Buenos Aires.

Sin menoscabo de los claros beneficios sanitarios, es sabido que la oportuna cuarentena decretada a finales de marzo, en el marco de la pandemia de Covid-19, significó un duro impacto económico y social. El sector representado por la CAC fue particularmente afectado por las restricciones impuestas, ya que la mayoría de los locales se vieron imposibilitados de abrir sus puertas al público, a la par que se redujo sustancialmente la circulación de potenciales consumidores.

Es por ello que, durante las últimas semanas, la Entidad efectuó permanentes gestiones en búsqueda de medidas paliativas en materia impositiva, laboral y crediticia y, sobre todo, de cierta flexibilización que habilitara algún tipo de operatoria, a fin de que las empresas contaran con ingresos genuinos que permitieran su continuidad y la preservación de los puestos de trabajo.

Teniendo en cuenta lo anterior, la CAC celebra el inicio de la nueva fase en la mayor parte de la Argentina, que irá acompañada por medidas de flexibilización en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense. Esto implica que, con el cumplimiento de estrictos protocolos sanitarios, una fracción significativa de los comercios pueda retomar su actividad.

La Entidad hace un llamamiento para que en esta etapa que comienza toda la ciudadanía se ajuste a las medidas de higiene y de distanciamiento social dispuestas por las autoridades, a fin de reducir al máximo posible el riesgo de contagio, conteniendo así la propagación de la enfermedad en nuestro país.  Asimismo, aboga por que, paulatinamente y dentro de los límites que exige el cuidado de la salud, las restantes actividades sean habilitadas a reiniciar sus operaciones.