Las pequeñas y medianas empresas (pymes) canalizaron el 75% del volumen de financiamiento en el mercado de capitales a través de instrumentos como cheques de pago diferido o echeq desde que comenzó el período de aislamiento social, preventivo y obligatorio, según un informe de First Capital Group.


Entre el 25 de marzo y al 30 abril se negociaron cheques de pago diferido avalados -principal instrumento de financiamiento pyme- por más de $8.600 millones, lo cual representa más de un 40% del total del financiamiento.


También se negociaron cheques directo cadena de valor por otros $2.380 millones y, en promedio, $39 millones semanales de pagarés y $21 millones de factura de crédito electrónica MiPyME.