El coronavirus pegó fuerte también en el comercio minorista, las ventas en abril, en promedio cayeron un 65%, comparándolas con el mismo mes del año anterior, informó Fedecámaras.

Solo trabajaron las despensas, supermercados, panaderías, fiambrerías, vinerías, pinturerías, veterinarias, verdulerías carnicerías, ferreterías, farmacias , los corralones, y algunas pizzerías, restaurantes y bares con la modalidad del delivery, ahí está el 35% de la actividad, el resto directamente no facturó, ya que hay muchos establecimientos que no trabajan con la modalidad del comercio electrónico, explicó el Presidente de la entidad Rubén Manusovich.

Hay rubros como indumentaria, calzado, marroquinería, bazar ,artículos deportivos, regalos, lencería, decoración, muebles, librerías, hogar y electrodomésticos, telefonía, tecnología, hotelería y gastronomía, entre otros, en los que la caída de ventas fue del 100%.

Los comerciantes no pueden pagar el alquiler de los locales ni los sueldos y tampoco pueden cubrir los cheques y los impuestos y las tarifas siguen llegando, por eso estimamos que en Capital Federal y Gran Buenos Aires, unos 20.000 pequeños comercios cerrarán definitivamente, añadió el dirigente.

Manusovich pidió al gobierno que después del 10 de mayo el comercio minorista vuelva a trabajar, “para evitar la concurrencia masiva, hay que hacer un cronograma con el calendario y la terminación del DNI, un día salen los pares y otros los impares y  no más de dos personas dentro de los negocios”, explicó.

Finalmente el dirigente envió un saludo a los trabajadores en su día, “en especial a todos aquellos que desarrollaron sus labores, para que la cuarentena  pueda ser cumplida”.