El futuro de la negociación por la reestructuración de la deuda externa estará atada a la contraoferta que los principales grupos de bonistas hagan en los próximos días al Gobierno argentino y a la posibilidad de “acercar las puntas” que se desprenda de esta, según coincidieron distintos economistas.


Mañana vence el plazo de aceptación a la propuesta lanzada por el ministro de Economía, Martín Guzmán, que proponía un recorte del 5,4% y una quita del 62% para los intereses, además de un plazo de gracia de tres años, que abarca a 21 bonos.


Mientras tanto, el presidente Alberto Fernández enfatizó que el país tiene el objetivo de “asumir compromisos que podamos cumplir” pero de ser necesario se continuará “diálogando de buena fe con los acreedores con el objetivo de alcanzar un acuerdo sostenible”.

(Fuente: Télam)