La región metropolitana de Buenos Aires, el Gran Rosario y el Gran Córdoba, los principales centros urbanos considerados como los motores industriales del país, además de Chubut y Tierra del Fuego, volvieron esta semana a la actividad industrial con barbijos, distancia social y control de la temperatura corporal mientras organizan nuevas formas de producir tras la pandemia de coronavirus.


Más de 180 industrias fueron habilitadas a operar en la Región Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) y, según informó el Ministerio de la Producción bonaerense, emplean a más de 23.000 trabajadores, que están reiniciando sus actividades en un formato de dotaciones reducidas, lo que generará el traslado de más de 9.000 personas a las plantas productivas para garantizar la reactivación de diversos sectores sin sobrecargar al sistema público de transporte ni poner en riesgo la salud de la población.

(Fuente: Télam)