Abril es testigo de una explosión en los préstamos a comercios e industrias.  Junto con una fuerte caída en el nivel de ventas, las empresas deben hacer frente a cargas fiscales, pagos de asalariados y proveedores. En este contexto y frente a la ruptura de la cadena de pagos, los préstamos comerciales se incrementaron 21,2% con relación al mes anterior, arrojando un crecimiento interanual del 97,23%, posicionándose como la única línea de préstamos que puede mostrar guarismos de crecimiento real versus la inflación durante los últimos 12 meses.

Mientras TODAS las otras líneas de préstamos cayeron, el incremento en los préstamos  comerciales explica casi el total del crecimiento de los préstamos del sector privado del mes,

En abril, los préstamos en pesos al sector privado alcanzaron los $ 2.117.871 millones, representando una suba en los últimos 365 días de $ 570.453 millones, equivalente a un aumento del 36,9% anual. En los últimos 90 días, el total de préstamos al sector privado ha crecido un 12,6%, por encima de la inflación estimada para dicho período. Durante el último mes de abril, el crecimiento ha sido de $ 120.092 millones lo que representa un 6%, lo que también implica un crecimiento en términos reales. “Por segundo mes consecutivo se observa un crecimiento de los saldos a fin de mes, los motivos de dicho incremento debemos buscarlos entre las nuevas directivas dictadas por el BCRA para que se asista al mercado con nuevas líneas por un lado y a las dificultades que enfrentan algunos actores económicos para abonar los vencimientos ante el deterioro de la cadena de pagos”, aseguró Guillermo Barbero, socio de FIRST CAPITAL GROUP.

A continuación, analizamos individualmente las principales líneas de préstamos y sus diferentes comportamientos:

Los préstamos personales revirtieron el crecimiento de los meses anteriores, retrocediendo 1,8%. El saldo cayó a $ 401.826 millones para el total acumulado, presentando un decrecimiento interanual en términos nominales del 4,9%, contra los $ 422.699 millones al cierre del mismo mes del año anterior. “A pesar de las posibilidades que ofreció el BCRA para diferir el vencimiento de las cuotas para el final de las operaciones vigentes, se produjeron más cobranzas que nuevas colocaciones. Estas últimas se han visto afectadas también por las limitaciones que tienen las personas para movilizarse y poder acudir a los bancos y otras entidades financieras de manera presencial”, comentó Barbero.

Las operaciones con tarjetas de crédito registraron un saldo de $564.882 millones, lo cual significa una caída del 5% respecto al cierre del mes pasado. El crecimiento interanual llegó al 46,2%, desacelerándose respecto a los guarismos de los meses previos. “Durante el último mes la baja fue del orden de los $ 29.510 millones. La baja en las operaciones con tarjeta no tiene antecedentes en el pasado cercano y se relaciona con la falta de actividad de muchos comercios que hacían del dinero plástico su fuente preferida de pago. Si tenemos en cuenta que en este rubro también se podía optar por diferir los pagos de los vencimientos, podemos inferir que la caída de las nuevas operaciones ha sido más profunda todavía”, aseguró Barbero.

Los créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, tuvieron un leve retroceso con respecto al stock de $ 212.987millones del mes anterior, acumulando un saldo total al cierre de $ 212.800 millones y un crecimiento interanual del 0,2%. “No se espera una reactivación de esta línea durante el transcurso de este período de excepción que nos toca transitar”.

Los créditos prendarios mostraron un saldo de $ 72.979 millones, evidenciando un retroceso del 18,8% versus la cartera a fines del mismo mes de 2019 de $ 89.855 millones. La variación con respecto al saldo del mes anterior marcó una caída del 2,2%, acentuando la tendencia evidenciada el último año. “La falta de actividad derivada del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio suma un nuevo inconveniente a la reactivación de la inversión en bienes susceptibles de ser prendados”, comentó.

En relación a los préstamos comerciales, esta línea sigue experimentado un alza extraordinaria respecto al saldo que se observó el mes pasado: la misma fue de $ 126.013 (lo que explica casi el total del crecimiento de los préstamos del sector privado del mes) equivalente al 21,2%, ubicándola con un stock de cartera de $ 720.463. La variación interanual presenta un incremento del 97,23%, siendo la línea con mayor crecimiento y la única que puede mostrar guarismos de crecimiento real versus la inflación durante los últimos 12 meses, aunque el mayor crecimiento se ha producido en realidad en el último trimestre. “Acá se puede apreciar que la disposición del Gobierno Nacional para otorgar financiamientos que cubran la falta de actividad económica, en parte ha dado resultado, y las empresas receptoras de estos fondos pueden utilizarlos para mantener los pagos a sus asalariados y a sus proveedores”, finalizó Barbero.

En cuanto a los préstamos en dólares, respecto del mes pasado han tenido una caída del 7,2%, presentando una disminución interanual del 47,8%. Se mantiene el retroceso de las financiaciones en moneda extranjera, sumando su novena caída mensual consecutiva. El 73,5% del total de la deuda en moneda extranjera sigue siendo la línea de comerciales, la brecha entre los tipos de cambio existentes en el mercado es una luz de alerta para los deudores, por tal motivo redoblan esfuerzos para cancelar las mismas.

La línea de hipotecarios, sigue presentando un crecimiento interanual, este mes de apenas 1,1%, aunque ya acumula tres caídas mensuales consecutivas. De todas formas es una línea que solo representa el 4,4% de la deuda total en dólares.

Las tarjetas de crédito registraron una baja en relación al mes anterior del 0,9%, llevando a una caída interanual del 68,2%. La aplicación del impuesto sobre la compra de divisas para cancelar deudas contraídas en el exterior ha limitado su uso al mínimo en el último año, la eliminación al desplazamiento internacional que se han impuesto también influyen en la caída de los consumos, los cuales se encuentran en sus mínimos niveles.