En mayo, el saldo total de préstamos en pesos al sector privado alcanzó un nivel de $ 2.194.138 millones, representando una suba en los últimos 365 días de $ 643.429 millones, equivalente a un aumento del 41,5% anual. En los últimos 90 días, el total de préstamos al sector privado ha crecido un 15,7%, lo cual lo coloca por encima de la inflación estimada para dicho período. Durante el último mes, mayo 2020, el crecimiento ha sido de $75.589 millones lo que representa un 3,6%, desacelerándose respecto al 5,9% de abril. “El mayor dinamismo que muestra el sector de créditos bancarios durante los últimos 90 días, coincidente con el período del Aislamiento Social Preventivo Obligatorio, se explica por las medidas tomadas por la autoridad monetaria con vistas a relajar los vencimientos y a la imposibilidad de muchos actores económicos de cumplir con sus obligaciones ante el gran deterioro que sufrieron sus ingresos”, aseguró Guillermo Barbero, Socio de First Capital Group. 

A continuación analizamos individualmente las principales líneas de préstamos y sus diferentes comportamientos.

La línea de préstamos personales cayó por segundo mes consecutivo, retrocediendo 0,6%. El saldo cayó a $ 399.053 millones para el total acumulado, presentando un decrecimiento interanual en términos nominales del 5,5%, contra los $ 422.129 millones al cierre del mismo mes del año anterior. “En esta línea en particular, se observa que las familias están muy cautelosas a la hora de solicitar nuevas financiaciones, las dudas que presenta la situación del empleo post pandemia, retraen a la demanda, la cual se esfuerza con continuar con las cancelaciones de los vencimientos aún cuando la normativa del BCRA favoreció el aplazamiento de los mismos”, explicó Barbero.

Las operaciones a través de tarjetas de crédito, registraron un saldo de $ 589.857 millones, lo cual significa una suba de 3,8% respecto al cierre del mes pasado. El crecimiento interanual llegó al 48,9%, revirtiendo la desaceleración del mes previo, aunque en los últimos 90 días acumula una baja del 0,6%. Durante mayo la suba fue del orden de los $ 21.326 millones. “La recuperación del saldo de las operaciones con tarjetas en el mes puede estar influenciada por el aumento del endeudamiento de las personas que optaron por diferir el pago de sus resúmenes para hacer frente a otros gastos y, en menor medida, por la preferencia a utilizar medios de pago electrónicos a la vez que se retoman parcialmente las distintas actividades económicas”, aseguró Barbero.

En cuanto a las líneas de créditos hipotecarios, incluidos los ajustables por inflación/UVA, durante mayo marcó un leve retroceso con respecto al stock de $ 212.817 millones del mes anterior, acumulando un saldo total al cierre de $ 211.919 millones y una caída interanual del 0,3%. Las limitaciones para realizar operaciones inmobiliarias colaboran con la parálisis de esta línea.

La línea de créditos prendarios presenta un saldo de la cartera a fines de mayo de 2020 de $ 72.535 millones, evidenciando un retroceso del 18% versus la cartera a fines del mismo mes de 2019 de $ 88.406 millones. La variación con respecto al saldo del mes anterior marcó una suba del 0,2%, un crecimiento muy leve luego de nueve meses de retroceso consecutivo. La variación del tipo de cambio paralelo determinó una baja del precio en dólares de las unidades, impulsando las ventas y dando origen a nuevos créditos

En relación a los préstamos comerciales, esta línea sigue experimentado una fuerte alza respecto al saldo que se observó el mes pasado: la misma fue de $ 42.628 equivalente al 5,9%, ubicándola con un stock de cartera de $761.181. Si bien el crecimiento mensual se desaceleró respecto del 20,9% del mes previo, la variación interanual presenta un incremento del 111,1%, siendo la línea con mayor crecimiento y registra un alza del 50% en el último trimestre. “En esta línea observamos el esfuerzo realizado por el Estado Nacional para cubrir la falta de actividad originada por la pandemia con nuevo  financiamiento y mayores facilidades para cancelar las deudas existentes” explicó.

En cuanto a los préstamos en dólares, respecto del mes pasado han tenido una caída del 5,7%, presentando una disminución interanual del 50,3%. Se mantiene el retroceso de las financiaciones en moneda extranjera, sumando su décima caída mensual consecutiva. El 72,8% del total de la deuda en moneda extranjera sigue siendo la línea de comerciales, las limitaciones a las nuevos financiamientos nominados en moneda extranjera es el motivo de los retrocesos mencionados.

La línea de hipotecarios, presentó una baja interanual de 0,8%, acumulando todas caídas mensuales desde comienzos de año. De todas formas es una línea que solo representa el 4,6% de la deuda total en dólares.

Las tarjetas de crédito registraron una baja en relación al mes anterior del 14,7%, llevando a una caída interanual del 71,8%. La severa limitación al turismo internacional y el encarecimiento del tipo de cambio, por la aplicación del impuesto solidario, ha llevado a los saldos a un mínimo histórico.

(Fuente: First Capital Goup)