Los indicios de un giro en Alemania hacia un nuevo Gobierno de centro aumentaron luego de que la canciller saliente, Angela Merkel, felicitara a sus rivales del Partido Socialdemócrata (SPD) por su reciente triunfo electoral, un gesto que pareció desautorizar la intención del derrotado líder de su bloque conservador de aspirar al poder.

Por escaso margen, el SPD del líder Olaf Scholz, una fuerza de centroizquierda corrida al centro en años recientes, ganó las elecciones de este domingo y manifestó su deseo de un pronto comienzo de las conversaciones con dos partidos menores que aparecen como los que podrían definir la formación del futuro Gobierno.

Aunque el bloque conservador de Merkel, la Unión, que ha gobernado a Alemania los últimos 16 años, salió segundo detrás del SPD, hizo la peor elección de su historia, un resultado desastroso atribuido en gran parte a la impopularidad de su candidato, Armin Laschet, que ha sido blanco de duras recriminaciones desde el interior de su fuerza.

(Fuente Télam)