El 10 de diciembre de este año se inicia un nuevo período de gobierno en nuestro país. El espacio político que va a gobernar no es el mismo que el que hoy lo está haciendo. Desde el punto de vista económico, como ya ha pasado otras veces, se está en una situación de recesión combinada con alta inflación. Tanto los salarios como las jubilaciones están con una importante caída de poder adquisitivo. Y, nuevamente, hay que discutir sobre déficit fiscal y su financiamiento, ya que sigue siendo elevado.

Las ideas que habitualmente se han planteado para cerrar el agujero fiscal se relacionan con subir impuestos existentes o crear impuestos nuevos, siempre con carácter transitorio.

Nuestro país nuevamente tiene que definir cuestiones de política tributaria. Habrá que ver si se vuelve a optar por el camino habitual de subir impuestos y esperar que eso derive en un mejor funcionamiento de la economía, o si se intenta trabajar por el lado de la baja de impuestos y la creación de incentivos tributarios transitorios que reactiven determinadas actividades y sectores.

(Fuente: IARAF)