Naciones Unidas publicó que la crisis del coronavirus es “ante todo una amenaza para la salud pública, pero también es, y cada vez más, una amenaza económica”, mientras países como Italia e Israel endurecieron las medidas para combatir la enfermedad, que ya causó más de 3.850 muertos -la mayoría en China- y más de 100.000 afectados en el mundo.


El terremoto del COVID-19 “desencadenará una recesión en algunos países y una desaceleración del crecimiento anual global por debajo del 2,5%, a menudo tomado como el umbral de recesión para la economía mundial”, según el último informe de la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y el Desarrollo (Unctad).

(Fuente: Télam)