La oposición de Chile criticó duramente los cambios “profundos” e “intensos” a la Constitución anunciados por el presidente Sebastián Piñera, quien reconoció la necesidad urgente de una reforma de la carta magna tras más de tres semanas de agitación social.


Después de 22 días de protestas, graves hechos de violencia y represión, Piñera admitió que el cambio del texto constitucional es un asunto urgente, después de haber dicho semanas atrás que la prioridad para su gobierno era recuperar la paz y poner en desarrollo un “agenda social” que dé respuestas a las demandas que estallaron en las calles de todo Chile.


Hoy pienso que los cambios a la Constitución tienen que ser más profundos y más intensos de lo que pensaba algunos años atrás; no quiero comprometerme con plazos, pero tengo claro que hay un sentido de urgencia, esto es para ahora, dijo el mandatario en una entrevista publicada por el diario El Mercurio.

(Fuente: Télam)