El protocolo sanitario que la ciudad de Buenos Aires pondría en marcha en los comercios de ropa y calzado desde el próximo lunes, como parte de las medidas para flexibilizar la cuarentena por el coronavirus, contempla que los clientes adquieran el producto sin la posibilidad de acceder a la zona de probadores y que puedan devolver la mercadería.


Desde el gobierno porteño informaron que el método que se prevé utilizar, de contar con la aprobación de Presidencia de la Nación, implica también la habilitación para el ingreso a los negocios de una persona cada 15 metros cuadrados de superficie del local y la desinfección previa del calzado a través de una limpieza con dispositivos específicos.

(Fuente: Télam)