Mastercard busca garantizar una experiencia de compra conveniente y efectiva para los consumidores, no solo en el entorno físico sino también en el online. Debido a la crisis global de salud y la recomendación de las autoridades de quedarse en casa, el volumen de compras de comercio electrónico puede aumentar en los próximos meses.

Para compras recurrentes, aquellas en que hay una suscripción o pago mensual, y para compras regulares, aquellas que se realizan en sitios donde el consumidor compra con frecuencia, la opción de guardar los datos de la tarjeta puede brindar mayor comodidad, rapidez y seguridad al consumidor. Este método de pago es muy común en aplicaciones de transporte urbano, streaming de música y video, aplicaciones de entrega y juegos en línea, y tiene varias capas de seguridad que protegen no solo al consumidor, sino también al establecimiento comercial.

Al registrar los datos de su tarjeta en una tienda o servicio, el consumidor autoriza, o no, que estos datos se guarden para acelerar la finalización de las futuras compras. Al permitir esta funcionalidad, el consumidor tendrá compras más convenientes en el futuro, eliminando la necesidad de volver a escribir todos los datos de la tarjeta en cada compra, ganando velocidad al momento del pago y teniendo todas las capas de seguridad ofrecidas por Mastercard.

Para garantizarlo, Mastercard ha comenzado a adoptar estándares internacionales relacionados con protocolos de autenticación como EMV 3DS 2.0 y tokenización, lo que eleva la tasa de aprobación de las compras online al nivel de pagos presenciales, con tasas alrededor del 95%. Estas medidas garantizan una experiencia de compra más segura y conveniente para el consumidor y evitan que los cibercriminales ataquen.

Sin embargo, es necesario que el usuario también tenga atención a algunos detalles antes de guardar sus datos en cualquier plataforma y, por ello, Mastercard enumera, a continuación, algunos consejos para ayudar a los consumidores a protegerse:

1) Guarde los datos de su tarjeta solo en establecimientos de confianza

Antes de guardar los datos de la tarjeta, es importante que el consumidor investigue la historia del e-commerce para ver si es confiable. Para eso, una opción es buscar información en los sitios web de reclamos.

2) Solo guarde los datos de la tarjeta en computadoras personales

Para evitar el mal uso de los datos de la tarjeta, los consumidores deben evitar guardarlos en computadoras que se comparten con otras personas.

3) Use contraseñas seguras en el perfil de e-commerce

Como los datos se almacenan en una plataforma propietaria del e-commerce, es importante utilizar contraseñas con caracteres especiales, letras mayúsculas y minúsculas, así como números.

4) Habilite notificaciones por SMS

La mayoría de los emisores permiten al usuario registrar un número de teléfono celular para recibir un SMS por cada compra realizada con la tarjeta. De esta manera, si este usuario no reconoce una compra, debe comunicarse inmediatamente con el Servicio de Atención del banco para advertirle de una posible estafa.

Ya sea por conveniencia o para agilizar los pagos diarios, guardar una tarjeta Mastercard en aplicaciones o sitios web es rápido y seguro. Al usar esta función, el consumidor tiene una experiencia de pago invisible y con la seguridad y los beneficios ofrecidos por Mastercard.