El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apoyó a la presidenta de facto de Bolivia, Jeanine Áñez, y denunció “la violencia que continúa” en ese país sudamericano, el mismo día que el ministro del Interior boliviano, Arturo Murillo, se comprometió desde Washington a volver a trabajar con Usaid, la agencia de desarrollo internacional estadounidense expulsada en 2013.


“Apoyamos en Bolivia a Jeanine Áñez, quien trabaja para garantizar una transición democrática pacífica a través de elecciones pacíficas.

Denunciamos la violencia que continúa y a aquellos que la provocan, tanto desde adentro como desde afuera de Bolivia. ¡Estados Unidos está junto a las personas de la región que apoyan la paz y la democracia!”, escribió Trump en su Twitter.

(Fuente: Télam)