En medio de una pulseada cada vez más tensa con gobernadores opositores, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que mañana se reunirá con los jefes de gobierno de los estados y pronosticó que “algunos podrán abrir (su economía) antes del plazo del 1 de mayo”.


Además de profundizar la confrontación con gobernadores opositores, el mandatario abrió un nuevo frente de batalla con los demócratas, esta vez en el Congreso.


Trump acusó a la bancada demócrata de estar retrasando la confirmación de decenas de designaciones “para cargos claves del Estado”, al mantener sesiones mínimas virtuales y no declarar un receso total, lo que le permitiría avanzar con la designaciones y otras iniciativas -como partidas presupuestarias- vía decretos.

(Fuente: Télam)