La implementación del aislamiento social obligatorio tuvo su impacto en la demanda del consumo de servicios básicos, con fuertes caídas promedio como las registradas del 25% en las distribuidoras de gas natural, del 15% en el sistema eléctrico, una merma del 90% en la venta de combustibles y una caída del 92% en la cantidad de pasajeros transportados dentro del área metropolitana de la Ciudad de Buenos Aires.


El Decreto de Necesidad y Urgencia 297 vigente desde el 20 de marzo para hacer frente a la pandemia de coronavirus, inmovilizó aamplios sectores sociales, comerciales y productivos, y su reflejo en todos los casos se pudo observar en los niveles de demanda energética, de acuerdo a los indicadores relevados por los operadores de los distintos sistemas.

(Fuente: Télam)