Unos 10.000 comercios considerados “no escenciales” cuya apertura se había autorizado el 12 de mayo pasado, deberán volver a cerrar sus puertas a partir de mañana en virtud de las nuevas disposiciones del gobierno porteño tras el anuncio del presidente Alberto Fernández de extensión de la cuarentena hasta el 7 de junio.


“Hay 140.00 comercios en total en la Ciudad, 50.000 son esenciales y 60.000 no lo son pero con posibilidad de abrir desde el 12 de mayo pasado, mientras que hay 30.000 no esenciales sin posibilidad de abrir, como negocios de indumentarias y otros”, explicó el gobierno porteño.


Las autoridades porteñas precisaron que a partir de mañana “10.000 de los 60.000 comercios no esenciales deben volver a cerrar sus puertas en puntos neurálgicos de la ciudad”.

(Fuente: Télam)