El Vaticano anunció que solo dejará entrar a sus empleados si están vacunados o recuperados de coronavirus, además de establecer, a partir del 31 de enero de 2022, la obligación de la tercera dosis para todo el personal que esté en contacto con el público.

A través de un decreto de siete artículos, el cardenal secretario de Estado, Pietro Parolin, dispuso que el “el personal sin un pase verde válido que acredite, exclusivamente, el estado de vacunación contra el SARS-CoV-2 o recuperación del virus del SARS- CoV-2 no podrá acceder al lugar de trabajo y debe considerarse ausente injustificada”.

La ausencia, según el decreto, llevará “la consecuente suspensión de la retribución mientras dure el ausentismo, sin perjuicio de las deducciones previsionales y asistenciales, así como la asignación a la unidad familiar”.

(Fuente Télam)